AHORRO DE ENERGÍA



Cada vez que apretamos el interruptor en casa consumimos energía, pero para que se encienda la luz ha sido necesario un largo proceso. Este largo proceso de producción energética implica el consumo de derivados del petróleo para prácticamente casi toda la energía que se consume en Canarias, que llega a nuestro archipiélago en barcos petroleros y luego se procesa en las centrales térmicas de Las Caletillas y de Granadilla.

La energía convencional cada vez es más cara, lo vemos en nuestra factura de electricidad. Además, no podemos olvidar las consecuencias ambientales derivadas de este tipo de consumo: la contaminación y el cambio climático

Frente al uso de las energías no renovables (combustibles fósiles y nuclear), se encuentran las renovables, que se obtienen de fuentes naturales inagotables; además, son energías limpias al no emitir contaminantes a la atmósfera. Canarias, por su posición geográfica y sus condiciones climáticas, contribuye a ser un lugar privilegiado para la utilización del sol y del viento como fuentes de energía.

Por todo esto, tenemos motivos para ahorrar energía. Los hogares son los responsables del 30% del consumo de energía en las islas. Más de la mitad del consumo del hogar se lo llevan los electrodomésticos (57%). La iluminación supone el 11% del gasto y el agua caliente el 9%.

Pensemos que un hogar medio emite al año cerca de 3 toneladas a la atmósfera debido a su consumo energético, y así contribuimos al cambio climático. Podemos ser más eficientes y mantener la misma comodidad al tiempo que ahorramos energía.





 

DESCÁRGATE NUESTRA GUÍA SOBRE AHORRO DE ENERGÍA