CONSUMO RESPONSABLE

Nuestra forma de vida actual genera grandes cantidades de basuras, tanto en nuestras actividades domésticas como laborales. Esas basuras tienen un gran coste, tanto para su recogida y eliminación como por el gasto de materias primas que suponen. Todos los días tiramos algo a la bolsa de basura, un gesto a partir del cual se inicia un largo proceso.

En Tenerife se genera cada día el equivalente a un campo de fútbol relleno con metro y medio de basura y, aunque la cantidad de basura que se recicla va en aumento, seguimos llenando el vertedero situado en el Complejo Ambiental de Tenerife. 

Desde 1985 toda la basura de la isla ha ido al vertedero insular, siendo el aumento de los residuos en ese tiempo tan fuerte que la capacidad del vertedero calculada hasta el año 2020 se alcanzó en 2001. Esto ha obligado a iniciar la construcción de unas nuevas zonas de vertido denominadas celdas.

 

Nuestra isla tiene un plan para la gestión de los residuos, el PTEOR, cuyos principales objetivos son disminuir la generación de basuras y aumentar el reciclaje para reducir la cantidad de desperdicios que se entierran en las celdas de vertido.

El PTEOR es un nuevo modelo de gestión de residuos de acuerdo a la normativa de la Unión Europea, que cada vez pone más empeño en disminuir la producción de residuos así como el envío directo a vertedero. Los grandes objetivos del PTEOR son: minimizar (reducir los residuos, aumentar el reciclaje, crear nuevas infraestructuras de tratamiento) y mejorar la participación ciudadana (solo funciona el sistema si colaboramos todos).

Para estos nuevos tratamientos de la basura, el complejo dispone de la planta de envases, la planta de compost y el tratamiento todo en uno, esta última es una segunda oportunidad para las basuras que llegan mezcladas en la bolsa. En esta planta, los camiones vierten la basura en bruto que una grúa pulpo introduce en la línea de tratamiento para tratar de recuperar algunos materiales para reciclado.

A pesar de lo complejo y laborioso del proceso, esta planta sólo puede recuperar alrededor del 10% de los materiales reciclables, más la materia orgánica. El resto de la basura es rechazo que va al vertedero, lo que vuelve a demostrar que un buen proceso de reciclado depende de la separación en origen por los ciudadanos.



DESCÁRGATE NUESTRA GUÍA SOBRE CONSUMO RESPONSABLE